Otros beneficiarios de la ayuda "cheque familiar"

Desempleados y jubilados que formen parte de una familia numerosa también recibirán la nueva ayuda

La reforma del IRPF que entró en vigor el 1 de enero de 2015 introdujo nuevas deducciones por familia numerosa y por personas con discapacidad a cargo, pero dejaba fuera a parados o pensionistas con las mismas cargas familiares pero que no cotizan a la Seguridad Social.

Con el nuevo 'cheque familiar' aprobado por el Gobierno, estos colectivos pasan ahora a ser beneficiarios de estas ayudas de hasta 1.200 euros anuales si sustentan una familia numerosa, monoparental con dos hijos o tienen ascendientes o descendientes discapacitados bajo su tutela.

El Real Decreto aprobado por el Gobierno la semana pasada establece que, a las deducciones de 1.200 euros anuales para los trabajadores que sustentan familias numerosas generales (2.400 euros para las especiales) o con ascendientes o descendientes discapacitados, se suman a las sostenidas por pensionistas vinculados a mutuas de profesionales, como abogados o arquitectos, o parados.

Así, se incluyen las familias numerosas sustentadas por desempleados que perciban prestaciones contributivas o asistenciales, así como por jubilados que perciban su pensión del Régimen General, de los Regímenes Especiales de la Seguridad Social o del Régimen de Clases Pasivas del Estado.

De esta forma se beneficiarán los contribuyentes que cumplan las citadas condiciones y que perciban prestaciones análogas a las anteriores reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de los trabajadores autónomos (RETA) y percibidas por mutualidades de previsión social.

Separados o sin vínculo matrimonial

Además de familias numerosas o con familiares discapacitados, la nueva medida añade también a los beneficiarios de esta deducción las familias sustentadas por un trabajador, pensionista o desempleado que esté separado legalmente o sin vínculo matrimonial y que tenga dos hijos sin derecho a percibir anualidades por alimentos.

Los pensionistas y desempleados no tendrán como límite de su deducción el importe de sus cotizaciones sociales.

El beneficiario de esta deducción puede optar entre incluirla en su declaración de la renta de 2015, que presentará en 2016, o solicitar su abono adelantado mensualmente, una posibilidad que ha introducido la reforma fiscal desde el 1 de enero.

Según datos de la Agencia Tributaria, en el primer mes de funcionamiento de esta posibilidad de percibir la deducción de manera anticipada, se han presentado 113.000 solicitudes, de las que ya se han abonado 60.000 cheques.

De esta cuantía, 51.600 pagos han sido recibidos por familias numerosas, casi 8.300 por familias con descendiente discapacitado a cargo y más de un centenar por ascendiente discapacitado.

El resto de pagos está pendiente de que los solicitantes solventen algunos errores formales, ha informado la Agencia Tributaria, que ha ampliado hasta el 31 de marzo el plazo para pedir el cobro correspondiente a los tres primeros meses del año.

Publicado en Diario de Mallorca/13 de Marzo de 2015